8 de marzo
Un camino que prosigue
8 de marzo: un camino que prosigue

Como cada 8 de marzo, celebramos el Día Internacional de la Mujer. Una jornada cargada de simbolismo y una cita ineludible en la lucha por la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres. Con el 8M, revalidamos el esfuerzo de toda la sociedad para lograr el empoderamiento de las mujeres y su participación activa en todos los procesos de cambio a nivel económico y social.

Gracias a años de trabajo y reivindicación, el valor de la diversidad es hoy incuestionable. Así lo reconoce Silvia Bruno, directora de Elewit, que destaca su significación en el ámbito de la empresa: “la diversidad, en todas sus dimensiones, aporta una mayor creatividad, fortalece la cultura empresarial, aumenta la productividad, consigue una mayor identificación con el entorno y eso redunda en una mejora de la reputación y favorece la atracción y retención del mejor talento”.

Pero, para que la diversidad sea una realidad tangible en todos los ámbitos, hacen falta hechos y no solo palabras como nos enseñaron las sufragistas que lucharon por el derecho al voto femenino. El camino recorrido durante las últimas décadas está plagado de valiosas conquistas, pero todavía hay que llegar a cotas aún más altas.

Precisamente una de las áreas en las que se deben dar pasos más firmes es la de la ciencia y la innovación. Son sectores tradicionalmente masculinizados y en los que la tendencia cambia pero aún de forma lenta.

El último informe ‘Mujeres e innovación 2020’ publicado por el Ministerio de Ciencia e Innovación, indica que la presencia de mujeres en el personal de I+D de empresas de sectores más intensivos en tecnología queda lejos de niveles paritarios y apenas ha registrado incremento en los últimos años. En concreto, desvela que las mujeres representan el 31% de la población ocupada como personal de I+D o investigador en sectores empresariales de alta y media-alta tecnología.

Por su parte, el Informe GEM España 2019-2020 muestra que la tasa de emprendimiento femenino es aproximadamente tres cuartos la de los hombres y, de hecho, solo en 9 países de los 59 analizados en el documento hay paridad o las tasas femeninas son superiores. Así también lo reconoce María Benjumea, fundadora y CEO de Spain Startup y South Summit: “cada vez hay más emprendedores en España, pero la incorporación de la mujer al ecosistema sigue siendo una asignatura pendiente. Sólo un 18% de las españolas se anima a emprender, según los datos del nuestro último informe ‘Mapa del Emprendimiento’. Sí que es curioso que sólo un 22% de las startups lideradas por mujeres fracasan, frente al 51% de las que tienen a un hombre como fundador o CEO. Por eso necesitamos a más mujeres, porque sabemos hacerlo, y muy bien”.

Sin duda, son cifras que demuestran que debemos intensificar los esfuerzos y hacerlo en varios niveles. Uno de los principales focos es el fomento de las vocaciones científicas entre las generaciones más jóvenes a través de la difusión y visibilización de referentes femeninos de prestigio. Nerea Luis, doctora e ingeniera en Inteligencia Artificial en Sngular, considera que “tener referentes es esencial porque al final son personas en las que te ves reflejada a futuro. Yo no tuve referentes en el campo de la tecnología cuando era pequeña. Ahora gracias a iniciativas como 11deFebrero, InspiraSTEAM o InspiringGirls contamos con referentes que, además, son contemporáneos”.

En este sentido, Pilar Rodríguez, Strategy, Innovation and R&D Director de Altran, destaca la figura de Diana Trujillo, ingeniera aeroespacial colombiana que ha liderado el equipo a cargo del brazo robótico del rover Perseverance que amartizó el 18 de febrero. “Estoy segura de que su ejemplo ha supuesto un paso muy importante para inspirar y motivar a las próximas generaciones”.

Para Marta García, directora del Instituto Tecnológico de la Energía, la educación es uno de los principales pilares del cambio cultural que conseguirá revertir la situación actual. “Es fundamental y necesario dar a conocer, desde edades bien tempranas las diferentes posibilidades de desarrollo académico y carreras técnicas, despertando la inquietud y la curiosidad por el conocimiento, la tecnología y la innovación”.

Pero esta batalla no se libra solo en las aulas. Patricia Pastor, directora de GoHub, nos insta a que no olvidemos que la socialización de género también se produce en el ámbito familiar. “La educación en casa y en la escuela es fundamental. El reto es el cambio cultural que creo que se equilibrará con la generación de nuestros hijos”.

Otro de los grandes desafíos de este proceso de cambio cultural en curso es no solo incrementar la participación horizontal de las mujeres en el ámbito STEM y el ecosistema de innovación sino también hacerlo de forma vertical para, en consecuencia, aumentar su peso en los centros de toma de decisiones.

En esta labor, la lucha contra los estereotipos juega un rol esencial. Como recuerda Yolanda Pérez, directora de BStartup de Banco Sabadell “los estudios sobre una predisposición diferente al riesgo entre hombres y mujeres no son concluyentes. Lo que sí está plenamente demostrado y cuantificado es el beneficio de la complementariedad de género en los órganos de decisión de cualquier empresa”. Poco a poco, esta batalla va dando sus frutos tal y como confirma Rocío Pillado de Adara Ventures, que destaca que “en el sector la inversión, las mujeres cada vez tenemos un papel más importante liderando entidades financieras a nivel global. En venture capital en España son numerosas las gestoras que contamos con mujeres en el partnership, como por ejemplo Seaya, Ysios, KFund, Kibo y, por supuesto, Adara”.

Referentes, educación, entorno familiar, liderazgo… El 8M despliega ante nosotros una realidad con muchas aristas en las que debemos seguir trabajando para construir un mundo mejor para todas y todos. Y este año si cabe con mayor ahínco, porque la realidad económica y social de muchas mujeres se ha visto impactada por la pandemia de la COVID-19 que marcó el pasado 2020 y está definiendo también este 2021. Por eso, Pilar Rodríguez de Altran defiende que el 8M "este año, además de reflexivo debe ser más reivindicativo que nunca, ya que en época de pandemia las desigualdades entre hombres y mujeres se han hecho aún más evidentes”.

Celebremos el 8M: Un día en el que la sociedad civil, la empresa y las instituciones se dan la mano para reivindicar el talento femenino y reclamar la igualdad de oportunidades. En todos los ámbitos y por derecho.

8 de marzo: un camino que prosigue

Nerea Luis

Silvia Bruno

María Benjumea

Rocio Pillado

Yolanda Perez

Marta Garcia

Patricia Pastor

Pilar Rodriguez

¡Inscribete a nuestra newsletter!
Toda la actualidad de Elewit en tu correo
Inscribete a nuestra newsletter